Desde que somos pequeños escuchamos de nuestras madres que debemos esperar por lo menos una hora después de comer para entrar al agua. Era algo que nos frustraba estar frente al mar o la piscina y no poder entrar tras pasar una hora.

Según investigaciones, los datos de que si es cierto que le hacemos daño al entrar al agua a nuestro organismo. Te sorprenderán los que descubrimos.

 

No es malo entrar al agua después de comer. Lo único que se debe evitar es ejercitarnos de más, ya que lo que podríamos provocarnos es calambres en las extremidades. El motivo por el cual provocamos los calambres es que justo después de cada comida toda la energía del cuerpo se concentra para lograr la digestión dejando a un lado nuestras extremidades.

Este motivo es la misma razón que sentimos mucho sueño después de comer.

Es decir que si entramos al agua solo para relajarnos después de comer, no hay riesgo de ahogarnos o sentir algún calambre.

 

Así que no hay problema. Así que todos al agua a relajarnos después de comida.