Últimamente la semilla de Chía se ha puesto popular por su gran valor nutricional.

Pero sabes los riesgos  que tienes si no consumes esta semilla de la forma correcta?

La semilla de Chía es uno de los productos más populares hoy en día, por sus grandes aportes nutricionales y sobre todo para bajar de peso. La semilla de Chía se ha convertido en un alimento clave entre varias dietas. Hasta se ha comenzado a introducir en varias comidas. Pero antes de comenzar a consumir esta grandiosa semilla hay que tener algunos cuidados.

Te Dijeron Que Consumir la semilla de Chía Es Beneficioso, Pero No Te Dijeron Que…

A la hora de ingerir la semilla de Chía se recomienda tener cuidado, según nos habla el Colegio Americano de Gastroenterología. Una de las formas más populares a la hora de consumir la Semilla de Chía es dejar en remojo la semilla en agua hasta que esta absorba la mayor cantidad de agua y aumente su peso, de esta manera, cuando la ingerimos nos dé una sensación de llenura en nuestro estómago.

Pero la advertencia que nos da el Colegio Americano de Gastroenterología, es que en algunos casos, la semilla de Chía se expande y aumenta su peso antes de llegar a nuestro estómago, es decir, que esta semilla se expande en nuestro esófago.

Es por esto que muchas personas tienen problemas cuando intentan ingerir alimentos después de consumir la Semilla de Chía. Lo recomendable es agregar la semilla de chía con alimentos más consistentes que el agua, esto es para que este pase directo al estómago donde tiene que expandirse.

A continuación te mostramos un video que nos explica  la Semilla de Chía y sus  contradicciones.

Que nutrientes nos aporta la Semilla de Chía 

Esta semilla es un tipo de salvia, siendo familia de la menta, contiene un alto contenido de ácido grasos, como Omega-3 y vitamina b-17. Son una buena fuente de proteínas que nos ayuda con la absorción de calcio a nuestro organismo.